AGENDA SEMANAL
   Deportes
   Arte y Cultura
   Entretenimiento
   Gastronomía
   Al Aire Libre
   Niños
   Desarrollo Personal
   Eventos Regionales
   Reportajes
   La Revista

 VOX DANCE Y MUSICÁNTICA EN ENSENADA.
Autor: Marcela Danemann
Fotos por: Cortesía Olivia Paredes.

Festival de Octubre 2011.







El 10mo. Festival de Octubre 2011, organizado por el Instituto de Cultura de Baja California (ICBC), está llegando a su recta final. Como muchas otras personas, soy de las que espera el festival y he consumido (con voracidad) su programación artística, temporada tras temporada. Y como en este tipo de muestras el público no tiene voz ni voto en cuanto a la elección de la programación, solo nos queda esperar que el telón se abra y la función empiece, para encontrar esa complicidad con cada una de las expresiones contemporáneas que se presenten. Y justamente, el espectáculo que tuvo lugar el jueves 20 de octubre en el Teatro de la Ciudad, por ejemplo, fue una grata sorpresa en términos de discurso escénico, estética y propuesta conceptual.

Realmente asistí con la mínima información que proporcionaba el programa general impreso y distribuido desde el inicio del Festival por el ICBC y sus puntos de difusión. En este caso, VOX DANCE Y MUSICÁNTICA en Concierto, se anunciaba como un espectáculo de danza contemporánea y en este sentido solo se referenciaba una síntesis a modo de reseña, de la compañía artística proveniente de Los Ángeles, California; dirigida por la coreógrafa Sarah Swenson y del grupo musical que ejecutaría en vivo.

¿Pero dónde radicó mi sorpresa? El espectáculo fue una conjunción de música y danza en la cual una disciplina nutrió a la otra de manera original e inteligente. Hoy puedo decir que conocí algo del trabajo del dúo Musicántica, que en escena fueron los encargados de abrir el programa, regalándonos cadencias que parecían rescatados de las entrañas del Mediterráneo y luego acompañaron en vivo la primera coreografía titulada Brigantesse (Bandoleras).

Roberto Catalano y Enzo Fina, desplegaron toda su artillería de instrumentos originales de su Italia natal, que sin duda hubieran sido el festín para cualquier investigador o musicólogo; no solo por los efectos sonoros que con ellos conseguían, sino por la variedad y el trabajo de rescate que intuyo hubo en su selección. Algunas piezas que interpretaron, incluyeron poesía y composiciones propias, con textos en dialectos sicilianos cantados por los músicos y -también para mi sorpresa por lo inédito - en versiones corales por parte de las bailarinas.

Tuve oportunidad de conversar con Enzo al finalizar el espectáculo, y coincidíamos que en una ciudad como Los Ángeles (base de operaciones donde se gestó este espectáculo), todo es posible. Que dos italianos rescaten de la tradición oral de Sicilia y alrededores un siglo de música tradicional y la pongan a disposición de la expresión contemporánea de la danza a través de una coreógrafa ítalo-americana, puede tener resultados tan satisfactorios como el que presentaron en este Festival de Octubre. Pura innovación actual y renovación del pasado.

Insisto en que fue un hallazgo dentro de la programación, porque además de ver una exhibición de impecable técnica corporal y sutileza escénica; las coreografías presentadas (una de las cuales fue estreno mundial) giraron en torno a relatos de mujeres combatientes que formaron parte de la historia de Italia y por otro lado, en los tres movimientos de la obra Fimmine (Mujeres), las intérpretes y su ondulante vestuario blanco dejaron entrever los nexos que las mujeres entablan; desde bailar juntas una polka hasta centrarse en las aristas que lleva consigo el compromiso matrimonial. De todo esto hablaron con su danza. Un despliegue intenso de sensaciones y metáforas, que puso un sello de penetrante emoción a esta puesta en escena.

El programa de mano nos invitaba a permanecer en la sala para una instancia de preguntas y respuestas, una vez finalizada la obra. Por algún motivo, este segmento no se concretó en forma espontánea y los integrantes de la compañía no procuraron este intercambio posterior en la sala. Pero sí fue evidente que el público de Ensenada supo agradecer esta propuesta escénica y así lo demostró con gesto de aprobación.

La labor de programación en un festival no es un tema para abordar a la ligera. Y qué bueno que se haya “descubierto” en la escena de Los Ángeles este espectáculo y se lo haya incluido en las filas de la oferta de Octubre, para que gire por todo nuestro Estado.


Ver Galeria de fotos

     Ver más reportajes >>
Publica tu evento | Suscribete | Quienes somos | Contacto | Publicidad | Condiciones de uso | Mapa del Sitio
Derechos reservados ® LaVentana de Ensenada 2017. Diseño y Producción Taller Ciruela